El 20,8 % de los residentes en municipios de menos de 5.000 habitantes considera buenas o muy buenas las perspectivas de crecimiento

 

El 20,8% de los habitantes de municipios de menos de 5.000 habitantes de Castilla y León considera que las perspectivas de crecimiento poblacional son buenas o muy buenas. Es la principal conclusión de la tercera oleada del Barómetro de la España interior con foco en Castilla y León, un estudio realizado por la Fundación España Habitar, con el apoyo de CaixaBank, para obtener una aproximación certera a la situación del medio rural en la Comunidad Autónoma.

El porcentaje se incrementa notablemente, hasta alcanzar el 36,4 %, cuando las respuestas proceden de los habitantes de las localidades de mayor tamaño -entre 2 500 y 5 000 habitantes-. El dato supera también el 30 % en las contestaciones de los grupos de población de menor edad. Los menores de 40 años son, con diferencia, el colectivo más optimista entre los más de 600 habitantes de los pueblos de Castilla y León que participaron en un estudio que arroja otros resultados esperanzadores.

Así, el 12 % de los habitantes de los pueblos encuestados cuenta con amigos o familiares que están planteándose cambiar su residencia a un entorno rural. En esa línea, quienes se fueron un tiempo y han vuelto son los que fomentan en mayor medida (24,2 %) ese efecto llamada seguidos por aquellas personas que pasan temporadas en su municipio (20,9 %).

En cuanto a las cuestiones que ayudarían a decidirse a las personas que están valorando seriamente irse a vivir a un pueblo destaca, como prioridad, el hecho de gozar de oportunidades de empleo (35 %), seguido de una mejor accesibilidad a los servicios sanitarios (19,9 %) y a la vivienda (16,9 %).

Por otro lado, los encuestados para el Barómetro que ya habitan los pueblos creen esenciales para continuar siendo atractivos aspectos como la mejora de transportes y conexiones, las ayudas para explotaciones agrarias y empresas, el incremento de los servicios públicos o la puesta en marcha de ventajas fiscales para residentes permanentes y empresas.

Valiosas conclusiones

La tercera oleada del Barómetro de la España interior con foco en Castilla y León pone el broche a este trabajo gracias al que hemos sabido que, pese a los tópicos, el acceso a internet, la escasez de ocio e, incluso, la soledad, no preocupan en exceso a quienes viven en la España rural pues son las dificultades para la movilidad las identificadas como el mayor foco de preocupación mientras que los inconvenientes para acceder a servicios básicos representan el mayor esfuerzo diario para quienes viven en los pueblos.

El estudio detalla, además, las formas en las que los residentes en pequeñas localidades rurales acceden a la información y revela que siete de cada diez personas consultadas consideran su pueblo como el mejor lugar para vivir. De entre ellos una aplastante mayoría vive desde siempre en el medio rural “por voluntad propia”.

El Barómetro de la España interior con foco en Castilla y León fue la primera de las iniciativas lanzadas por la Fundación España Habitar desde su presentación pública a finales de 2022. Gracias a este trabajo se ha obtenido un diagnóstico certero tanto del potencial de nuestros pueblos como de sus carencias y de las perspectivas de futuro una vez valorados todos esos factores.

Es en ese ámbito, el del futuro de nuestros pueblos, sobre el que la Fundación España Habitar se propuso hacer foco desde el primer día. Para plantear soluciones y alternativas, que en algunos casos son pioneras o ya se aplican con éxito en otros territorios.

Laboratorios de pensamiento

En esta línea, la Fundación España Habitar puso en marcha otro de sus proyectos esenciales: los Laboratorio de Pensamiento a través de los que diferentes expertos analizan aspectos relacionados con el medio rural y proponen alternativas de mejora desde una perspectiva investigadora, científica, social y altruista.

Del primero de ellos, centrado en la relación entre los medios de comunicación y el lenguaje con el entorno rural, surgió la necesidad de solicitar a la Real Academia Española de la Lengua la revisión académica de varias acepciones que estigmatizan a los habitantes del medio rural

El segundo de los laboratorios, orientado hacia la cultura en el medio rural, supuso el origen de ‘Palencia, Tierra de Cine’, una iniciativa pionera en nuestro país que, en colaboración con la Diputación de Palencia y A Contracorriente Films, ha recuperado el cine para los pueblos “con el objetivo de fomentar el arraigo en los municipios rurales a través de la cultura”, según destacó el secretario general de la Fundación, Javier Sánchez Oliva, el día de su presentación.